Diferencias clave entre los jugos concentrados y los jugos no concentrados

Tomar un jugo por la mañana en tu desayuno o como colación dentro de tu dieta diaria puede traer beneficios a tu salud, como el consumo de vitaminas y minerales, además de que le das un descanso a tu organismo de procesar alimentos con fibra, como puede ser la fruta o verdura entera, sin embargo, es importante que tengas en cuenta que hay diferencias entre un jugo concentrado y uno que no lo es, ¿sabes cuáles son?

JUGOS NO CONCENTRADOS

Comenzaremos por establecer que los jugos no concentrados, también conocidos como NFC (not-from-concentrate), por sus siglas en inglés, son aquellos que el jugo se obtiene en frío. En primera instancia se seleccionan de manera muy cuidadosa las frutas frescas maduras, posteriormente se exprime la fruta, además se elimina la cáscara o piel, la pulpa y las semillas. 

Este proceso de extracción en frío es de gran ayuda para mantener la mayor cantidad de características de la fruta, una vez obtenido el zumo, se puede pasteurizar, con el objetivo de tener un control en la carga microbiológica del jugo, al tiempo que se conservan los beneficios nutricionales del producto. También puede pasar por un proceso de congelar el zumo para posteriormente envasarlo en aséptico o refrigerado.

Además de mantener la mayor cantidad de nutrientes posibles posibles con este método, muchos productores lo envasan de esta forma porque es más fácil su distribución en frío, aunque es importante señalar que su vida útil es corta pero con muy buena calidad, asimismo, pueden ser consumidos directamente sin que tengas que diluirlos e incluso conservan mejor su sabor. 

JUGOS CONCENTRADOS

Ahora ahondaremos en los jugos concentrados, el cual es el resultado de eliminar la mayor parte del agua, obteniendo un producto espeso, el retiro del agua se realiza debido a que esta manera el concentrado no se daña tan fácil como un jugo natural. 

Hay diferentes maneras de obtener un jugo concentrado, el más utilizado es la filtración, la evaporación del agua en el jugo y la pasteurización, cabe señalar que este tipo de zumos pueden venderse a temperatura ambiente, congelados o en polvo y es necesario que antes de que los consumas, sean diluidos en agua. 

Debido a que el jugo debe diluirse para poder beberlo, las compañías que elaboran este jugo añaden aditivos, compuestos artificiales y edulcorantes, además de colores y aromas artificiales para asegurar que el sabor sea lo más cercano a un zumo recién exprimido. 

En resumen

Para resumir, aquí enumeramos las principales características entre los jugos concentrados y los no concentrados:

  • El jugo concentrado debe de diluirse previamente antes de ser ingerido, a diferencia del no concentrado.
  • El jugo no concentrado es sometido a un proceso de extracción en frío, mientras que los concentrados pasan por un proceso de evaporación de agua.
  • Los jugos concentrados pueden contener aditivos y compuestos artificiales, mientras que los jugos no concentrados no llevan estos compuestos extra.

Ya sea que prefieras los jugos concentrados o aquellos que no lo son, ambos contienen beneficios, nutrientes y vitaminas que aportan a la salud de nuestro cuerpo, además de ser parte de una dieta saludable. Si quieres conocer más sobre este tema, así como las ventajas de su consumo te invitamos a suscribirte a nuestro newsletter.

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público.